sábado, 16 de enero de 2016

12.- Muslitos de pollo en salsa de limón

Hoy os presento otra receta a bajo coste, de fácil elaboración, baja en calorías  y con un sabor delicioso. Esta receta está mucho más buena al día siguiente de su elaboración por lo que es muy práctica en el sentido de que podemos dejarla hecha con anticipación.





Ingredientes para cuatro personas:


  • Aceite de oliva, 4 cucharadas
  • Ajo, 4 dientes
  • Caldo de pollo, 1 litro
  • Cebolla, 2
  • Limones, 2
  • Pimienta negra recién molida, al gusto
  • Pollo, 12 muslos pequeños
  • Sal fina, al gusto
  • Vino blanco seco, 1/2 vaso

Utensilios:

  • Batidora eléctrica
  • Cacerola con su tapadera
  • Cuchara de madera
  • Cuchillo de cocina afilado
  • Exprimidor de cítricos
  • Pinzas de cocina
  • Tabla para cortar

Elaboración:


Pela y pica los dientes de ajo. Reserva.

Pela y pica la cebolla en julianas, esto es en tiras. Reserva.



Exprime el zumo de los dos limones y reserva.


Salpimenta los muslos de pollo por toda su superficie.


Vierte las cuatro cucharadas de aceite de oliva en la cacerola y caliéntalo a fuego fuerte.

Introduce los muslos de pollo en la cacerola y dóralos bien.


Cuando los muslos de pollo tengan un bonito color dorado apártalos de la cacerola y resérvalos en un plato.

Baja el fuego a temperatura media, número 6 de la placa vitrocerámica e introduce los ajos picados; deja que los ajos se doren durante 3 minutos aproximadamente.

Seguidamente agrega las cebollas picadas; añade una poquita de sal fina y deja que las cebollas se ablanden por espacio de 12 minutos. Haz esta operación con la cacerola tapada, de este modo la cebolla se hará más rápidamente.


Cuando las cebollas estén blanditas vuelve a introducir los muslos de pollo en la cazuela.

Añade el medio vaso de vino blanco,


el zumo de los limones...


y el litro de caldo de pollo.


Deja cocer a fuego medio, número 6 de la placa vitrocerámica durante 35 minutos o hasta que los muslos de pollo tengan la consistencia deseada. Realiza esta operación con la cacerola tapada.

Transcurrido ese tiempo, prueba y rectifica de sal si esto fuera necesario.

Seguidamente saca los muslos de pollo de la cacerola y disponlos en la fuente de servir.

A continuación, tritura la salsa.


Vierte un poco de la salsa por encima de las piezas de pollo y sirve el resto en una salsera.

Si la salsa está muy fuerte para tu gusto, puedes añadir un poco de nata líquida para equilibrar el sabor.

Para mí  gusto están perfecto, probadlo y ya me contaréis....

"Sembrad en los niños ideas buenas, aunque no las entiendan; los años se encargarán de descifrarlas en su entendimiento y de hacerlas florecer en su corazón. (María Montessori)"

No hay comentarios:

Publicar un comentario