jueves, 14 de enero de 2016

11.- Tarta de queso y melocotón {el asalta blog}

Esta tarta la realicé el día de Nochebuena en mi casa y fue todo un éxito. Es una tarta fresca, suave, ligera y muy, muy rica.... 
Esta tarta está inspirada en otra tarta que realicé para el evento "el asalta blog" que realizamos en el facebook en el mes de julio del 2.015; la receta original es de Elvira Porcel del blog "Así se come en Granada", os dejo el enlace de la tarta original.




Ingredientes para 8-10 personas:


Para la base:

  • Galletas tipo "María", 1 paquete
  • Mantequilla, 60 g

Relleno:

  • Azúcar blanquilla, 140g
  • Gelatina neutra, 8 láminas
  • Leche entera, 100 ml
  • Melocotones en almíbar, 2 latas de 300g c/u
  • Nata "para montar", 200ml
  • Queso blanco de untar, tipo "Philadelphia", 1 tarrina de 300g

Para cubrir:

  • Agua, 250 ml ( un vaso)
  • Gelatina neutra, 7 láminas
  • Mermelada de melocotón, un tarro de 340g


Utensilios:

  • Cazo
  • Cuchara de madera
  • Batidora
  • Bol grande
  • Bol pequeño
  • Film transparente
  • Molde desmontable de 24 o 26 cm
  • Paleta de cocina
  • Varilla mezcladora

Elaboración:


Lo primero que debemos hacer es fundir la mantequilla, puedes dejarla un rato fuera del frigorífico o fundirla durante unos segundos en el microondas.

Seguidamente tritura las galletas, para ello puedes seguir dos métodos diferentes:

Primer método:

Introduce las galletas en una bolsa, de esas que se usan para la congelación de alimentos, ciérrala y machácalas con la ayuda de un mazo o similar.

Segundo método:

Introduce las galletas en el vaso de la batidora y tritúralas.


A continuación mezcla la pasta de galletas con la mantequilla para formar la base de la tarta.



Después unta un molde desmontable con una poquita de mantequilla.

Pon la mezcla de galletas y mantequilla dentro del molde y aprieta bien con las manos hasta dejarlo bien compacto.


Tapa el molde con film transparente y consérvalo en la nevera.

Bien, bien vamos con el relleno:


Abre la lata de melocotones y retira el almíbar.

Coloca las mitades de melocotones en un cazo y añade el azúcar.



Pon el cazo a calentar a fuego medio-alto, número 7-8 de la placa vitrocerámica  durante 15 minutos y ve deshaciendo los melocotones ayudándote de tu cuchara de madera hasta formar una compota.


Seguidamente retira el cazo del fuego y déjalo templar. Tritura la compota con tu batidora hasta conseguir una crema muy fina.


A continuación monta la nata.


Hidrata las hojas de gelatina en una poquita de agua fría el tiempo que indique el fabricante del producto, el tiempo suele rondar entre los 2-4 minutos.


Vierte la leche en un cazo y llévala a ebullición.

Retira el cazo del fuego justo antes de que comience a hervir.

Introduce las hojas de gelatinas, previamente escurridas, en la leche caliente y remueve con tu cuchara de madera hasta que esté disuelta.


Vierte la mezcla de leche y gelatina en un bol amplio, añade la crema de melocotón que tenías reservada y la tarrina completa de queso crema y mezcla muy bien con una varilla mezcladora.

Tras esto, incorpora la nata montada y mezcla con una paleta de cocina con movimientos envolventes.

Saca el molde del frigorífico.

Abre la segunda lata de melocotones, retira el almíbar y parte cada melocotón por la mitad.

Decora el borde del molde con las mitades de melocotones.


Vierte la mezcla de melocotón en el molde.



Lleva nuevamente el molde al frigorífico y deja que el relleno cuaje durante 4-6 horas.


Transcurrido el tiempo comenzamos con la cobertura:


Hidrata las hojas de gelatina en un bol pequeño con agua fría el tiempo que indique el fabricante del producto, lo frecuente es que el tiempo sea de 2 a 4 minutos.

Vierte la mermelada de melocotón en un cazo y cúbrela con un vaso de agua fría.



Calienta la mezcla anterior a fuego fuerte.

Justo antes de que la mezcla anterior hierva, retira el cazo del fuego e introduce las hojas de gelatina previamente escurridas; remueve con tu cuchara de madera hasta que las hojas de gelatina estén disueltas.

Deja templar la cobertura.

A continuación, saca el molde con la tarta del frigorífico y vierte la cobertura por encima.




Vuelve a introducir la tarta en el frigorífico y déjala enfriar durante 2 horas más.

Transcurrido el tiempo, esta tarta ya está lista para consumir.



ADVERTENCIA: ES ADICTIVA!!!!


la vida no tiene porqué darte nada. Échale valor y vete a por lo que te ofrece o tendrás que conformarte con lo que los demás dejen. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario