domingo, 13 de marzo de 2016

Pesto de pistacho acompañado de espirales y gambas

Hoy mi marido se levantó con ganas de limpiar el sótano, en domingo y con el día tan soleado que hacía!!!!  pero llevaba razón, el sótano necesitaba un poco de orden y de limpieza y como siempre ocurre, mi marido comienza con la limpieza y a la postre yo termino más involucrada que él, así que entre caja y caja elaboré este pesto de pistacho, su aspecto puede que no resulte muy atractivo pero os puedo asegurar que es una delicia.
Esta salsa resulta ideal con cualquier tipo de pasta o con ñoquis y combina muy bien con gambas. Espero que os guste.







Ingredientes para dos personas:


Para el pesto de pistacho:

  • Aceite de oliva "virgen extra", 8 cucharadas
  • Ajo, 1 diente
  • Almendras fritas, 30g
  • Pimienta negra recién molida, unas vueltas de molinillo
  • Pistachos sin cáscara, 75g
  • Sal fina, 1/3 de cucharilla


Para el resto del plato:

  • Aceite de oliva "virgen extra", 1 cucharada
  • Espirales grandes, 175g
  • Gambas congeladas, crudas y peladas, 20-24 unidades
  • Sal gruesa, 1 cucharada
  • Sal fina, una pizca

Utensilios:

  • Cacerola grande
  • Escurridor grande de cocina
  • Mortero
  • Paño de cocina limpio y seco
  • Sartén antiadherente

Elaboración:


Vamos a comenzar elaborando el pesto, para ello:

Pele los pistachos, esto te puede llevar un buen rato, así que tómatelo con paciencia.

Una vez tengas todos los pistacho pelados, colócalos sobre un paño de cocina y frótalos con las manos o con un extremo del paño para eliminar parte de las pieles.



Tras esto, póngalos en el mortero junto a las almendras fritas, un diente de ajo pelado, la sal fina y la pimienta negra molida.


Seguidamente májelo hasta que todo esté bien triturado.



Añada ahora las ocho cucharadas de aceite de oliva y remueva bien con el brazo del mortero hasta conseguir una salsa homogénea. Reserva.

A continuación, hierva la pasta, en mi caso usé unos espirales grandes, en abundante agua con sal gruesa, el tiempo que indique el fabricante.



Cuando los espirales estén "al dente", escúrralos sobre un escurridor grande de cocina y dispónlos en los platos de servir.

Posteriormente, añada una cucharada de aceite de oliva a la sartén y saltee las gambas peladas previamente descongeladas durante un par de minutos. 



Sazone ahora las gambas con una pizca de sal fina y colóquelas en los platos de servir junto a los espirales.

Sirve los espirales con gambas acompañados del pesto de pistacho.

Uff, qué rico!!!!


"No estoy en competencia con nadie.
No deseo jugar el juego de ser mejor que nadie.
Simplemente deseo ser mejor persona de lo que fui ayer."

No hay comentarios:

Publicar un comentario