miércoles, 18 de mayo de 2016

Albóndigas sencillas con salsa rubia







Ingredientes para 8 personas:


Para las albóndigas:

  • Aceite de girasol, el necesario para freír las albóndigas
  • Aceite de oliva "virgen extra", 3 cucharadas
  • Ajo, 2 dientes
  • Carne picada mixta, mitad ternera, mitad cerdo, 1 Kg
  • Cebolla, 1
  • Harina de trigo, la que se necesite para el rebozado
  • Huevo, 1
  • Perejil fresco, unas ramas
  • Pimienta negra molida, 1 cucharadita
  • Sal fina, 1 cucharadita rasa

Para la salsa rubia:

  • Aceite de oliva "virgen extra", 3 cucharadas
  • Agua, 800 ml
  • Ajo, 1 diente
  • Cebolla tamaño grande, 1
  • Harina de trigo, 1 cucharada sopera bien colmada
  • Pastilla de caldo de pollo, 1
  • Sal fina, al gusto
  • Vino blanco seco, 1/2 vaso


Utensilios:

  • Batidora eléctrica
  • Bol amplio
  • Cacerola con su tapadera
  • Cuchara de palo
  • Cuchillo grande y afilado
  • Espumadera
  • Papel de cocina
  • Plato llano
  • Sartén profunda
  • Tabla de cocina para cortar

Elaboración:





Comienza pelando y picando la cebolla en dados muy finos.




Seguidamente vierte las tres cucharadas de aceite de oliva en la cacerola y caliéntalo a fuego bajo.

Cuando el aceite esté caliente añade la cebolla picada junto a una poquita de sal fina, remueve con tu cuchara de madera, tapa la cacerola con su tapadera y deja que la cebolla se ablande por espacio de 15 minutos o hasta que esté tierna.




Mientras la cebolla se cocina, pela y pica muy fino los dos dientes de ajo. Tras esto, coloca la carne picada en un bol y condiméntala con los dientes de ajo picaditos, la cucharadita de sal fina, la cucharadita de pimienta negra molida y las ramas de perejil picada.





Cuando la cebolla esté tierna añádela a la carne picada.

Después bate un huevo y agrégalo también a la carne.




A continuación mezcla todo bien y con esta pasta forma albóndigas del tamaño deseado.




Una vez tengas todas las albóndigas formadas pásalas por harina de trigo y fríelas en abundante aceite de girasol caliente.





Deja reposar las albóndigas sobre un plato llano cubierto de papel de cocina cuando las saques de la sartén, de esta forma eliminarás el aceite sobrante.




Tras esto prepara la salsa rubia.


Para ver la receta de salsa rubia con fotos haz click aquí.

Comienza pelando y picando la cebolla en dados pequeños.

Seguidamente pela y pica el diente de ajo.

A continuación vierte las tres cucharadas de aceite de oliva en la cacerola y caliéntalo a fuego medio.

Cuando el aceite esté caliente, añade la cebolla troceada, el diente de ajo picado y una poquita de sal fina; remueve con tu cuchara de madera, tapa la cacerola con su tapadera y deja que la cebolla se ablande durante 15 minutos o hasta que esté tierna.

Cuando la cebolla esté tierna, agrega la cucharada de harina de trigo y remueve durante 1 minuto con tu cuchara de madera.

Transcurrido el tiempo vierte el medio vaso de vino blanco seco y remueve con tu cuchara de madera durante 2 minutos para favorecer la evaporación del alcohol del vino.

Tras esto vierte el caldo de pollo o en su defecto el agua y la pastilla de caldo de pollo y vuelve a remover. Deja que la salsa espese a fuego medio-alto (nº7 de la placa vitrocerámica) durante 10 minutos.

Tras esto tritura la salsa.

Una vez la salsa esté triturada viértela nuevamente en la cazuela y añade las albóndigas, déjalas cocer durante 15 minutos a fuego medio, teniendo cuidado de que las albóndigas no se queden pegadas al fondo de la cazuela. 

Si durante la cocción la albóndigas  se quedaran algo secas puedes añadir más caldo de pollo agua.

En su punto se sirven calientes con la salsa.

Puedes acompañar este plato con unas patatas fritas.



"Si no sueltas el pasado ¿con qué mano agarras el futuro?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario