lunes, 16 de mayo de 2016

Berenjenas rellenas de sí mismas

Estas berenjenas están buenísimas, así tal cual, no necesitan nada más. Yo suelo tomarlas con un poco de pan en las cenas o acompañadas de algún filete de carne a la plancha en las almuerzos del medio día, es una receta fácil de elaborar y muy económica. Espero que os guste.






Ingredientes para dos personas:


  • Aceite de oliva "virgen extra", 2 cucharadas, más el que se necesite para rociar cada mitad de las berenjenas
  • Ajo, 2 dientes
  • Berenjenas tamaño mediana, 2
  • Cebolla, 1
  • Orégano seco, 2 cucharaditas
  • Pan rallado, 4 cucharadas
  • Pimienta negra molida, al gusto
  • Queso parmesano rallado, 4 cucharadas
  • Sal fina, al gusto
  • Tomate frito, 4 cucharadas

Utensilios:


  • Bandeja de horno 
  • Cuchara de madera
  • Cucharilla de postre
  • Cuchillo grande y afilado
  • Cuchillo pequeño y afilado
  • Papel de cocina
  • Papel de horno
  • Rallador de queso
  • Sartén grande y antiadherente
  • Tabla de cocina para cortar

Elaboración:


Precalienta el horno con la función de calor arriba y abajo a 200ºC.

Tras esto lava bajo el chorro del agua fría del grifo las berenjenas y sécalas con un trozo de papel de cocina.

Seguidamente córtale los rabitos y córtalas longitudinalmente usando para ello un cuchillo grande y afilado.




Después aplica a cada mitad de las berenjenas unos cortes en forma de rombos usando para ello un cuchillo pequeño y afilado.

A continuación abre con la ayuda de tus dedos cada mitad de las berenjenas, con objeto de separar la pulpa, rocíalas con aceite de oliva y salpiméntalas con sal fina y pimienta negra molida al gusto.




Una vez hecho esto, introduce la bandeja con las berenjenas en el horno y hornéalas durante 20 minutos o hasta que su superficie haya adquirido un bonito color dorado.

Mientras tanto pela y pica los dientes de ajo y la cebolla.




Tras esto vierte las dos cucharadas de aceite de oliva en una sartén antiadherente y caliéntalo a fuego medio-alto, nº 7 de la placa vitrocerámica.

Cuando el aceite esté caliente añade los dientes de ajo picados y sofríelos ligeramente.



A continuación baja el fuego al nº 4 de la placa vitrocerámica y añade la cebolla picada; sazónala con un poco de sal fina, remueve con tu cuchara de madera, tapa la sartén con una tapadera y deja que la cebolla se ablande durante 15 minutos o hasta que esté blandita.

Cuando las berenjenas estén doradas sácalas del horno y déjalas que se enfríen un poco.




Después extrae la pulpa de las berenjenas con la ayuda de una cucharilla, teniendo especial cuidado de no romper la piel. Reserva las pieles de las berenjenas en la misma bandeja de horno.





Seguidamente mezcla la pulpa de la berenjena con el refrito de cebolla y ajo y déjalas hacer durante 3-4 minutos, removiendo de vez en cuando con tu cuchara de madera.

Tras esto añade las cuatro cucharadas de tomate frito y una cucharadita de orégano. Remueve bien y déjalo hacer durante 4 minutos a fuego-medio. Rectifica de sal si esto fuera necesario.




Transcurrido el tiempo rellena las pieles de las berenjenas con la mezcla anterior.



Luego ralla el queso parmesano y mézclalo con las cuatro cucharadas de pan rallado y con una cucharadita de orégano.



Distribuye esta mezcla por encima de las berenjenas, espolvorea con una poquita de pimienta negra molida y riégalas con un chorrito de aceite de oliva.



Vuelve a meter las berenjenas en el horno y hornéalas a 180ºC durante 15 minutos o hasta que la superficie de las berenjenas estén doradas.




RIQUÍSIMAS!!!

Acompáñalas de pan y tendrás una cena ligera y nutritiva.




"Mi hijo no es maleducado, hosco, rebelde, mimado, antipático, enfermo, retrasado o cualquier otro calificativo despectivo, sólo tiene autismo, por favor sea comprensivo. Por Gabriel, mi hijo."





3 comentarios:

  1. Esta reflexión,me hizo pensar ayer todo el día,que maravilla de hijo,que inteligente y que sensible!!!Con quien no hay que ser comprensivo es con las personas a las que pide comprensión!!!!

    ResponderEliminar
  2. Esta reflexión,me hizo pensar ayer todo el día,que maravilla de hijo,que inteligente y que sensible!!!Con quien no hay que ser comprensivo es con las personas a las que pide comprensión!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Luisa, buenas tardes! No me gusta dar la vara con todo esto de mi hijo, pero no me queda más remedio que recordarlo de vez en cuando, a los niños de la clase de Gabriel, que por cierto está en un colegio público normal, le explicaron cuando tuvieron la edad de comprenderlo el "problema" de Gabriel, (pongo entre comillas problema, porque en realidad para nosotros no es ningún problema) bueno pues a los compañeros y compañeras de Gabriel jamás se les olvida porqué Gabriel es un poco diferente y lo tratan con naturalidad, hay días que Gabriel habla y es simpático e incluso sigue las bromas, aunque no las entienda muy bien, pero hay otros días que está encerrado en su mundo particular y no habla, y los niños lo entienden y no pasa nada. Pero lo padres de esos niños, cuando Gabriel está en esos días que no dice ni "Mu" pues hacen comentario del tipo.- Qué mal educado, que le hablo y no me contesta o si estamos en el parque y Gabriel decide que ese día no quiere jugar con otros niños, pues hacen comentarios como.- ¡Parece tonto, niño juega! o ¡Qué le pasa a Gabriel, hoy está antipático..... así que no me queda otra que recordar de vez en cuando que Gabriel tiene Autismos. Por suerte también hay personas como tú, que lo entienden y no dañan con sus palabras. Te doy las gracias por todo. Un gran abrazo. Feliz día Luisa.

      Eliminar