lunes, 9 de mayo de 2016

Filetes de pavo con zanahorias y calabacines salteados.

Para el día de hoy os propongo una receta sencilla y baja en grasas, elaborada con carne de pavo, esta carne por su sabor y beneficios debería estar más a menudo en nuestros menús diarios. La carne de pavo nos proporciona una gran cantidad de proteínas, vitaminas y minerales y por si esto fuera poco, tiene muy pocas calorías lo que hace de ella una de las carnes más sanas para nuestro organismo. Espero que os guste. Feliz lunes.





Ingredientes para 2 personas:

  • Aceite de girasol, el suficiente para freír las patatas
  • Aceite de oliva "virgen extra", 5 cucharadas
  • Calabacín, 1
  • Jengibre rallado, 1 cucharadita
  • Limón, 1
  • Patatas tamaño mediana, 2
  • Pavo, 4 filetes
  • Pimienta negra molida, 1/2 cucharadita
  • Sal fina, 1/2 cucharadita más la que se necesite para salar las patatas fritas.
  • Salsa de soja, 2 cucharaditas
  • Zanahoria, 2


Utensilios:


  • Bol o fuente amplia donde quepan los filetes
  • Espumadera
  • Film transparente
  • Papel de cocina
  • Rallador 
  • Sartén grande y antiadherente
  • Sartén profunda
  • Tabla de cocina para cortar

Utensilios:


Comienza lavando bien el limón bajo el chorro del agua fría del grifo, sécalo bien con un trozo de papel de cocina y rállalo evitando coger de su parte blanca.

Tras esto coloca la ralladura en un bol o fuente amplia donde quepan los filetes.




Después exprime el zumo del limón y viértelo en el bol junto a la ralladura.

Añade a continuación las dos cucharaditas de salsa de soja, la cucharadita de jengibre rallado, la media cucharadita de sal fina, la media de pimienta negra molida y dos cucharadas de aceite de oliva.





Tras esto mezcla bien e introduce los filetes de pavo en ella; deja macerar los filetes en esta mezcla unas dos horas bien tapados con film transparente en la nevera.





Transcurrido el tiempo de maceración, lava bien bajo el chorro del agua fría del grifo el calabacín, sécalo bien con un trozo de papel de cocina y córtalo en tiras.

Tras esto raspa la piel de las zanahorias y córtala también en tiras.





Seguidamente pela y trocea las patatas en bastones.

Vierte abundante aceite de girasol en una sartén profunda y caliéntalo a fuego medio-alto, nº 8 de la placa vitrocerámica.

Cuando el aceite esté caliente, introduce las patatas en la sartén y fríelas hasta que estén doradas.

Tras esto saca las patatas, colócalas en un plato llano cubierto de papel de cocina y sálalas al gusto con una poquita de sal fina.

A continuación vierte una cucharada de aceite de oliva en la sartén grande y caliéntalo a fuego alto.

Cuando el aceite esté caliente introduce las tiras de zanahoria y saltéalas durante 3 minutos.

Después añade las tiras de calabacín y saltea todo junto 3 minutos más.




Transcurrido el tiempo saca las hortalizas de la sartén.

Reparte las patatas fritas y las hortalizas entre los dos platos.

Saca ahora los filetes de pavo del macerado, sécalo un poco con un un trozo de papel de cocina y ásalos en la sartén junto a dos cucharadas de aceite de oliva. 

Cuando los filetes de pavo estén hechos retíralos de la sartén y coloca dos de ellos en cada plato.

Un menú suculento, que lo disfrutéis.


"Amarse a sí mismo es el comienzo de una aventura que dura toda la vida."

No hay comentarios:

Publicar un comentario