viernes, 23 de septiembre de 2016

Empanada de morcilla de Burgos con manzana y piñones

La morcilla de Burgos o morcilla de arroz está deliciosa por sí misma, en realidad no necesita nada más, a mí me encanta como aperitivo acompañada de un trozo de pan pero... ¿porqué no emplearla para rellenar una empanada? Pero una empanada de morcilla puede resultar pesada ¿verdad? pero si le añades una manzana la aligera y equilibras el sabor, yo también le puse cebolla que le aportó jugosidad, el resultado fue sorprendente, una empanada absolutamente deliciosa. A continuación te detallo como hacerla, espero que os guste. Feliz día.




Ingredientes para 4/6 personas:



  • Aceite de oliva "virgen extra", 2 cucharadas
  • Agua, una cucharada
  • Azúcar, 1 cucharada
  • Cebolla de tamaño pequeña,  1
  • Hojaldre precocinado, fresco o congelado,  2 placas
  • Huevo de tamaño pequeño, 1
  • Manzana "golden", 1
  • Morcilla de burgos, 1 pieza 
  • Piñones, 36gr (un botecito)
  • Sal fina, 1/2 cucharadita


Utensilios:


  • Brocha de cocina
  • Cuchillo grande y afilado
  • Cuchara de madera
  • Descorazonador de manzanas, opcional
  • Papel sulfurizado
  • Placa de horno
  • Pela-verduras o cuchillo pequeño y afilado para pelar la manzana
  • Sartén de tamaño mediana con una tapadera que encaje bien
  • Sartén de tamaño pequeña
  • Tabla de cocina para cortar
  • Tenedor, para deshacer la morcilla


Elaboración:



Descongela las placas de hojaldre siguiendo las instrucciones del paquete en el caso de que las hayas comprado congeladas.



Comienza pelando y picando la cebolla en dados pequeños.

Puedes ver como pelar la cebolla fácilmente haciendo click aquí.



Seguidamente vierte dos cucharadas de aceite de oliva en la sartén mediana y caliéntalo a fuego medio, nº 5 de la placa vitrocerámica.

Cuando el aceite esté caliente echa la cebolla picada, sazónala con sal fina, remuévela con tu cuchara de madera y tapa la sartén. Deja que la cebolla se ablande por espacio de 15 minutos, destapando la sartén y removiendo la cebolla de vez en cuando para evitar que se queme.

Mientras tanto quita la piel de la morcilla de Burgos y desmenúzala usando tus dedos o un tenedor.



Cuando la cebolla esté transparente, destapa la sartén, añade la morcilla, sube el fuego al máximo y deja que la morcilla se cocine durante un minuto, removiéndola constantemente con tu cuchara de madera.

Transcurrido el tiempo retira la sartén del fuego y reserva.




A continuación pela, descorazona y pica en dados pequeños la manzana.




Después pon la sartén pequeña a fuego fuerte.

Cuando la superficie de la sartén esté caliente añade los piñones y dóralos durante uno o dos minutos agitando suavemente la sartén de vez en cuando. Debes tener mucho cuidado con los piñones porque pasan de blancos a negro-chamuscado en un santiamén.






Transcurrido el tiempo, retira los piñones del fuego y resérvalos.

Seguidamente vuelve a poner la sartén pequeña al fuego, pero esta vez ponla a fuego medio, añade la manzana picada y espolvoréala con la cucharada de azúcar. Deja que la manzana se caramelice, durante 15 minutos aproximadamente, removiéndola de vez en cuando con tu cuchara de madera, 

Transcurrido el tiempo retira los dados de manzanas de la sartén y reserva.

Posteriormente extiende una de las bases de hojaldre sobre una placa de horno cubierta de papel sulfurizado y reparte la mezcla de morcilla y cebolla sobre ella.




Continúa repartiendo la manzana y los piñones.



A continuación cúbrelo todo con la otra base de hojaldre para formar la empanada.

Tras esto haz un borde por toda  la orilla de la empanada con más o menos arte. No te preocupes por el resultado, el objetivo de esto es evitar que el relleno se salga de la empanada durante su horneado.

Seguidamente casca el huevo y separa la yema de la clara. Mezcla la yema con una cucharada de agua y pinta la superficie de la empanada con esta mezcla.

Después practica con la ayuda de un tenedor unos agujeritos sobre la superficie de la empanda.




Por último introduce la empanada en el horno precalentado y hornéala a 200 ºC durante 15 minutos o hasta que la empanada se haya inflado y su superficie esté dorada.




Sírvela fría o caliente.

Buenísima.



"La vida nunca se ajusta a tus planes, lo único que puedes hacer es adaptarte a ella"

No hay comentarios:

Publicar un comentario