viernes, 14 de octubre de 2016

Fusillis con morcilla y piñones


Puedes usar cualquier tipo de pasta corta para la elaboración de esta receta. Yo la he realizado con fusillis porque es lo que tenía en casa, pero podría haber usado macarrones o caracolas. Es una receta muy fácil de hacer, como todas las de mi blog, elaborada con ingredientes que todo el mundo conoce y que además está buenísima. Una pena que no podamos abusar de la morcilla, de ser así creo que la comería a diario. Espero que os guste. Feliz día.










Ingredientes para dos personas:


  • Aceite de oliva, 2 cucharadas
  • Cebolla, 1
  • Morcilla de cebolla, 4 rodajas gruesas (unos 160 gr)
  • Nata líquida "especial cocina", 100 ml (medio brick)
  • Pasta corta, 200 gr
  • Pimienta negra molida, 1/2 cucharadita
  • Piñones, dos cucharadas
  • Sal fina, cantidad al gusto
  • Sal gruesa, 1 cucharada (para hervir la pasta)


Utensilios:


  • Cacerola amplia
  • Cuchara de madera
  • Cucharilla de postre, te servirá para medir la pimienta negra molida
  • Cuchara sopera, te servirá para medir el aceite y los piñones
  • Cuchillo grande y afilado
  • Escurridor grande de cocina
  • Sartén de tamaño mediana con su tapadera


Elaboración:



Comenzaremos cociendo los fusillis en abundante agua hirviendo con una cucharada de sal gruesa el tiempo que indique el fabricante del paquete.

Cuando los fusillis estén "al dente", escúrrelos sobre un escurridor grande de cocina, enjuágalos unos segundos bajo el chorro del agua fría del grifo, vuélvelos a escurrir y resérvalos.

Tras esto calienta la sartén a fuego fuerte.

Cuando la superficie de la sartén esté caliente echa los piñones y tuéstalos.




Cuando los piñones estén dorados, sácalos de la sartén y resérvalos.

A continuación pica la cebolla en julianas.

Seguidamente vierte las dos cucharadas de aceite de oliva y caliéntalo a fuego medio.

Cuando el aceite esté caliente echa la cebolla picada junto a una poquita de sal fina, remueve con tu cuchara de madera, tapa la sartén con su tapadera y deja que la cebolla se ablande durante 12 minutos.




Mientras tanto corta la morcilla en rodajas y quítales la piel.




Transcurrido el tiempo destapa la sartén y añade las rodajas de morcilla. Aplástalas con un tenedor y sofríelas unos minutos.




Después de esto agrega los fusillis, la nata y la pimienta negra molida. Remueve bien con tu cuchara de madera, prueba y rectifica de sal fina.




Termina añadiendo el queso rallado y los piñones tostados.

Sirve caliente.




Muy sabroso. Os lo recomiendo.


"Difícil es decir cuánto concilian los ánimos humanos la cortesía y la afabilidad al hablar"










No hay comentarios:

Publicar un comentario