miércoles, 22 de febrero de 2017

Penne Rigati con salchichón, hortalizas y nuez moscada



Un verdadero plato campestre, natural, nutritivo, sabroso, de fácil realización y muy económico. Espero que os guste. Feliz día.




Ingredientes para 4 personas:


  • Aceite de oliva "virgen extra", 4 cucharadas
  • Ajo, 2 dientes
  • Cebolla, 1
  • Hierbas aromáticas frescas al gusto, albahaca, orégano, salvia.... (si no dispones de hierbas frescas, opta por las secas)
  • Nuez moscada, 1/2 cucharilla de postre
  • Penne Rigati o cualquier otra pasta corta, 350 gr
  • Queso parmesano rallado, 4 cucharadas soperas
  • Pimienta negra recién molida, 1/2 cucharilla de postre
  • Sal fina, cantidad al gusto
  • Sal gruesa, 1 cucharada sopera (para hervir la pasta)
  • Salchichón,  240 gr
  • Tomate "al natural", una lata de 410 gr "peso neto"
  • Vino blanco seco, 1/2 vaso
  • Zanahoria, 1


Utensilios:


  • Cacerola
  • Cuchara de madera
  • Cuchara sopera, te servirá para medir el aceite de oliva, el queso rallado y la sal gruesa
  • Cucharilla de postre, te servirá para medir la nuez moscada y la pimienta negra molida
  • Cuchillo grande y afilado
  • Escurridor grande de cocina
  • Papel de cocina
  • Pelaverduras o cuchillo pequeño y afilado
  • Sartén grande con su tapadera
  • Tabla de cocina para cortar

Elaboración:



Comienza cortando unas rodajas gruesas de salchichón, quítales la piel y córtalas en cuartos.





Seguidamente pela y pica la cebolla en dados.





A continuación pela la zanahoria con un pelaverduras o con un cuchillo pequeño y afilado y pícala en dados pequeños.





Pela y lamina también los dos dientes de ajo.





Tras esto vierte una cucharada de aceite de oliva en una sartén y caliéntalo a fuego medio-alto, nº 8 de la placa vitrocerámica.

Cuando el aceite esté caliente echa los trozos de salchichón y saltéalos durante 2 minutos.




Transcurrido el tiempo, vierte el medio vaso de vino blanco y deja que el alcohol se evapore durante 2 minutos.

Acabado el tiempo, retira los trozos de salchichón de la sartén y resérvalos en un plato.

A continuación limpia el fondo de la sartén con un trozo de papel de cocina y vierte las otras tres cucharadas de aceite de oliva. Caliéntalo a fuego medio, nº 6 de la placa vitrocerámica.

Cuando el aceite esté caliente añade los dientes de ajo fileteados y sofríelos hasta que estén ligeramente dorados.

Cuando los dientes de ajo estén ligeramente dorados, añade la cebolla y la zanahoria picada. Sazona las hortalizas con una poquita de sal fina, remueve con tu cuchara de madera, tapa la sartén con su tapadera y deja que las hortalizas se ablanden durante 12 minutos.





Mientras tanto cuece la pasta en abundante agua hirviendo con una cucharada sopera de sal gruesa el tiempo que indique el fabricante del paquete.

Cuando la pasta esté "al dente", escúrrela sobre un colador grande de cocina, refréscala bajo el chorro del agua fría del grifo, vuélvela a escurrir y reserva.

Transcurrido el tiempo de cocinado de las hortalizas, destapa la sartén, añade el tomate natural, la media cucharadita de nuez moscada, la media cucharadita de pimienta negra molida y el salchichón. 

Seguidamente remueve con tu cuchara de madera, tapa la sartén y deja que el conjunto se cocine durante 10 minutos a fuego medio.





Transcurrido el tiempo, destapa la sartén, prueba la salsa y rectifica de sal fina si esto fuera necesario.

Por último agrega la pasta cocida, remueve y calienta el conjunto.

Cuando la pasta esté caliente sirve en los platos y espolvorea con el queso rallado y las hierbas aromáticas frescas o secas.

¡Qué rico!



"Cuando el parloteo mental calla, el corazón habla"










No hay comentarios:

Publicar un comentario