miércoles, 29 de marzo de 2017

Rosquitos fritos caseros con limón.- Dulces de sartén




Ingredientes para 24 rosquitos:



  • Aceite de oliva, 75 ml más el que se necesite para freír
  • Azúcar blanquilla, 100 gr más la que se necesite para rebozar los rosquitos
  • Canela molida, una cucharadita para rebozar los rosquitos
  • Harina de fuerza, 350 gr
  • Huevo talla XL, 1
  • Leche entera, 80 ml
  • Levadura química, 1 sobre de 16 gr
  • La piel de un limón
  • La ralladura de un limón


Utensilios:



  • Cazo pequeño
  • Cuenco grande
  • Espumadera o pinzas de cocina
  • Film transparente
  • Papel de cocina
  • Paño de cocina limpio
  • Pelapatas o similar para retirar la piel del limón
  • Plato llano, 2
  • Rallador
  • Sartén de tamaño mediana
  • Tenedor


Elaboración:






Comienza retirando con un pelapatatas o con un cuchillo pequeño y afilado la piel de un limón, evitando coger de su parte blanca porque amarga.

Seguidamente ralla la piel del otro limón, evitando nuevamente coger de su parte blanca y resérvalo.

Tras esto vierte los 75 ml de aceite de oliva en un cazo, echa la piel del limón y llévalo al fogón. Caliéntalo a fuego fuerte y fríe la piel del limón.




Cuando la piel del limón esté dorada retírala del aceite y deja que el aceite se enfríe a temperatura ambiente.




Mientras tanto casca el huevo y bátelo.




A continuación mezcla en un cuenco grande la harina, la levadura, la ralladura del limón, el azúcar, la leche, y el aceite frito (que debe estar frío).





A continuación mezcla primero con un tenedor y termina amasando con las manos. La masa estará lista cuando se despegue de la manos. (Si no consigues que se te despegue de las manos añade un poco más de harina y vuelve a amasar)

Deja reposar la masa a temperatura ambiente durante 30 minutos tapada con un paño de cocina.

Transcurrido el tiempo coge porciones de masa y haz rosquillas. Puedes optar por hacer una bolita y aplicarle un agujero en el centro y estirarla hasta obtener la forma deseada o puedes hacer un rulito alargado y cerrarla por los extremos. Ver fotografía porque no sé si lo he explicado bien:




Cuando tengas todos los rosquitos formados vierte aceite de oliva en la sartén, el suficiente para llenar la mitad del recipiente y caliéntalo a fuego fuerte.

Cuando el aceite esté caliente pero sin que llegue a humear echa los rosquitos por tandas y fríelos hasta que estén dorados.



Después sácalos con la ayuda de una espumadera o de unas pinzas de cocina y déjalos reposar sobre un plato llano cubierto de papel de cocina para eliminar la grasa sobrante.




Seguidamente mezcla azúcar con la cucharadita de canela molida y reboza los rosquitos en esta mezcla.



Colócalos en una fuente y tápalos con film transparente para que no se endurezcan.




Espero que os gusten.



"La simplicidad es la última sofisticación".- Leonardo de Vinci






No hay comentarios:

Publicar un comentario