sábado, 15 de abril de 2017

Albóndigas rellenas de queso en salsa de cerveza.- Un lujo



Ingredientes para 4 personas:



  • Aceite de oliva "virgen extra", 3 cucharadas
  • Aceite de girasol, el que se necesite para freír las albóndigas
  • Agua, 2 vasos
  • Ajos, 2 dientes
  • Carne picada mixta (mitad cerdo, mitad ternera), 500 gr
  • Cebolla, 1
  • Cerveza rubia, 1/2 botellín de 33 cl
  • Huevos, 2
  • Orégano seco, una cucharadita
  • Pan rallado, el que se necesite para empanar las albóndigas
  • Pimentón picante, 1/2 cucharadita
  • Pimienta negra molida, cantidad al gusto
  • Pimiento rojo, 1
  • Queso de cabra semicurado, 2 cuñas de 1 cm de grosor cada una
  • Sal fina, cantidad al gusto
  • Tomates maduros, 2


Utensilios:



  • Batidora eléctrica
  • Cacerola grande con su tapadera
  • Cuchara de madera
  • Cuchillo grande y afilado
  • Espumadera
  • Papel de cocina
  • Platos hondos
  • Platos llanos
  • Sartén
  • Tabla de cortar



Elaboración:



Comienza salpimentando la carne picada al gusto con sal fina y pimienta negra molida.






Tras esto haz bolitas.





Seguidamente corta las dos cuñas de queso en tiras de 1 cm de ancho y después en dados.




A continuación introduce un dado de queso en cada bolita y vuelve a forma la albóndiga. El queso debe quedar dentro de la albóndiga.






Después de esto casca los huevos en un plato hondo y bátelo. Pon pan rallado en otro plato hondo y pasa cada albóndiga primero por los huevos batidos y después por el pan rallado.






Luego vierte el aceite de girasol en la sartén y ponlo a calentar a fuego medio-alto, nº 8 de la placa vitrocerámica.

Cuando el aceite esté caliente echa las albóndigas y fríelas hasta que estén doradas.






Tras esto saca las albóndigas del aceite con la ayuda de una espumadera y déjalas reposar en un plato llano cubierto de papel de cocina para eliminar la grasa sobrante. Reserva.






A continuación pela y pica en dados la cebolla.

Seguidamente lava bajo el chorro del agua fría del grifo el pimiento rojo, sécalo con un trozo de papel de cocina, quítale el rabito, despepítalo y trocéalo.

Después de esto pela y lamina los dientes de ajo.






Seguidamente vierte las tres cucharadas de aceite de oliva en la cacerola y caliéntalo a fuego medio, nº 6 de la placa vitrocerámica.

Cuando el aceite esté caliente echa primero los dientes de ajo laminados y sofríelos hasta que estén ligeramente dorados.

Cuando los dientes de ajo estén ligeramente dorados añade la cebolla y el pimiento rojo; sazona las hortalizas con una poquita de sal fina, remueve con tu cuchara de madera, tapa la cacerola y deja que las hortalizas se cocinen a fuego medio, nº 4 de la placa vitrocerámica hasta que estén blanditas.






Mientras tanto trocea los tomates y añádelos a la cacerola terminado el tiempo de cocinado de la cebolla y el pimiento rojo. Continúa con la cocción pero esta vez a fuego fuerte y con la cacerola destapada, removiendo de vez en cuando hasta que los tomates se hayan desecho.






A continuación añade la media cucharadita de pimentón picante, remueve durante 30 segundos y seguidamente añade el agua. Esta operación hay que hacerla lo más rápido posible porque si el pimentón se cocina demasiado amarga y nos estropea el guiso.

Tras esto vierte el medio botellín de cerveza y déjalo cocinar cinco minutos con la cacerola destapada para permitir que el alcohol se evapore.






Transcurrido el tiempo tritura la salsa;

Cuando la salsa esté lista vuelve a echarla en la cacerola.

Después introduce las albóndigas en la salsa, junto a la cucharadita de orégano y cocínalo con la cacerola tapada, a fuego medio, nº 6 de la placa vitrocerámica durante 12 minutos.

Sirve caliente.




  • Este plato se puede consumir de un día para otro.
  • Acompaña este plato con unas patatas fritas.


"Quien no te quiere oír, no te escucha
ni siquiera si gritas.
Quien te quiere entender, te entiende
incluso si no hablas.
No te esfuerces en vano."








No hay comentarios:

Publicar un comentario