lunes, 5 de junio de 2017

Salsa amatriciana con jengibre


Esta salsa, muy apreciada por los italianos, es ideal para acompañar tus platos de pasta. La receta original no lleva jengibre, esto ha sido un aporte personal, espero que os guste. Feliz día.




Ingredientes para 4 personas:


  • Aceite de oliva, 2 cucharadas
  • Ajos, 2 dientes
  • Bacon o panceta, 180 gr
  • Cebolla, 1
  • Guindilla, 1
  • Jengibre molido, 2 cucharaditas rasa (opcional)
  • Queso parmesano rallado, 4 cucharadas soperas (opcional)
  • Sal fina, cantidad al gusto
  • Sal gruesa, 1 cucharada sopera (para hervir la pasta)
  • Tomates, 1 kg

Utensilios:


  • Cacerola grande
  • Cuchara de madera
  • Cuchara sopera, te servirá para medir la sal gruesa
  • Cucharilla de postre, te servirá para medir el jengibre molido (esto es opcional)
  • Cuchillo grande y afilado
  • Escurridor grande de cocina
  • Rallador de queso
  • Sartén con tapadera
  • Tabla de cocina para cortar


Elaboración:



Comienza cortando el bacon o la panceta en dados muy finos.




A continuación pon la sartén al fuego y caliéntala a temperatura alta.

Cuando la superficie de la sartén esté caliente echa los dados de bacon o panceta y sofríelas durante 5 o 6 minutos o hasta que estén dorados.

Mientras tanto pela y pica la cebolla en julianas y los dientes de ajo en dados pequeños.




Transcurrido el tiempo, añade la cebolla y los dientes de ajo picados a la sartén junto a una poquita de sal fina, remueve con tu cuchara de madera, baja el fuego al nº 4 de la placa vitrocerámica, tapa la sartén y deja que la cebolla y los dientes de ajo se cocinen durante 12 minutos.




Mientras tanto pica los tomates.




Cuando la cebolla esté blandita añade los tomates, una poquita de sal fina y la pimienta negra molida. Remueve con tu cuchara de madera, tapa la sartén con su tapadera y deja que los tomates se cocinen a fuego medio durante 20 minutos o hasta que estén totalmente deshechos.

Transcurrido el tiempo agrega las dos cucharaditas rasas de jengibre, remueve bien, dales un hervor y la salsa ya está lista.



Sírvela con pasta, para ello:

Cuece la pasta en abundante agua hirviendo con una cucharada de sal gruesa el tiempo que indique el fabricante del paquete.

Cuando la pasta esté "al dente", escúrrela sobre un escurridor grande de cocina, sírvela en los platos y añade la salsa por encima.

Termina añadiendo una cucharada de queso parmesano rallado encima de cada plato. (opcional)





Está muy buena.


"No acumules silencios grita de vez en cuando"

1 comentario: