sábado, 27 de enero de 2018

481.-Tarta de queso.- Con queso crema y base de galletas de canela y jengibre.- Sin horno.-



Ingredientes para un molde de 18 cm:


  • Azúcar, 60 gr
  • Cuajada, 1 sobre
  • Galletas, (mitad tipo María y la otra mitad de canela y jengibre), 200 gr
  • Leche entera, 125 ml
  • Mantequilla, 80 gr
  • Mermelada de fresa o frambuesa, 2 cucharadas colmadas
  • Nata para montar, materia grasa 35%, 250 ml
  • Queso crema (tipo philadelphia), 250 gr

Utensilios:


  • Bol amplio
  • Cacerola
  • Cucharilla, para remover la leche con la cuajada
  • Espátula de cocina
  • Film transparente
  • Picadora eléctrica
  • Jarra medidora
  • Molde de 18 cm desmontable



Elaboración:


Comenzaremos picando las galletas. Lo puedes hacer de cualquier modo, eso sí, deben quedarte hechas polvo. Yo utilizo para ello una picadora eléctrica.





A continuación introduce la mantequilla en el microondas a máxima potencia durante 30 segundos. Si no dispones de microondas, deja que la mantequilla se ablande a temperatura ambiente.

Tras esto introduce las galletas trituradas y la mantequilla derretida en el bol grande y mezcla con los dedos hasta obtener una pasta bien compacta y uniforme.





Seguidamente echa la mezcla de galletas y mantequilla en el molde y repártelo con tus manos hasta obtener una capa uniforme y del mismo grosor.





Cuando tengas la base de la tarta lista resérvala en el frigorífico para que se vaya endureciendo.

Después vierte la nata líquida, el azúcar y la mitad de la cantidad de leche en la cacerola y caliéntalo a temperatura media-alta, nº 7 de la placa vitrocerámica, removiendo de vez en cuando con tu espátula de cocina.

Cuando el contenido de la cacerola comience a hervir, añade el queso crema y remueve hasta deshacerlo bien. Después de esto, baja el fuego a temperatura media, nº 5 de la placa vitrocerámica y continúa cocinando.

Seguidamente mezcla el sobre de cuajada con la otra mitad de la leche y cuando la cuajada esté bien disuelta échalo a la cacerola.

Continúa cocinando y removiendo el contenido de la cacerola hasta que comience a hervir. 

Una vez el contenido de la cacerola llegue a su punto de ebullición, baja el fuego al nº 3 de la placa vitrocerámica y deja cocinar por espacio de 2 minutos.

Transcurrido el tiempo, retira la cacerola del fuego. Saca la base de la tarta del frigorífico y vierte el contenido de la cacerola encima de las galletas.





Después de esto, tapa la tarta con papel film, de modo que el papel toque la superficie de la tarta.





Deja la tarta enfriar a temperatura ambiente. Cuando esté fría introdúcela en el frigorífico y déjala reposar durante 6 horas (como mínimo). Yo la hago de un día para otro, de esta forma me aseguro de que la tarta está bien cuajada.

Transcurrido el tiempo saca la tarta del frigorífico y cubre la superficie con dos cucharadas de mermelada de fresa o de frambuesa. 

Después desmóldala y sirve.





Espero que os guste.




"Amistad que acaba, no había comenzado".-