martes, 26 de septiembre de 2017

447.- Tagliatelle de espinacas con setas.- Cocinar sin estrés






Ingredientes para 2 personas:



  • Aceite de oliva "virgen extra", 4 cucharadas
  • Agua de cocción de los tagliatelle, 1 vaso
  • Ajos, 2 dientes
  • Guindilla, 1
  • Mantequilla, 45 gr
  • Pimienta negra molida, 1/2 cucharadita
  • Queso parmesano rallado, 2 cucharadas
  • Romero en especias, 1 cucharadita colmada
  • Sal fina, cantidad al gusto
  • Sal gruesa, 1 cucharada sopera para hervir la pasta
  • Setas de cardo, 200 gr aproximadamente
  • Tagliatelle de espinacas, 200 gr
  • Vino de cocina, 1/2 vaso



Utensilios:



  • Cacerola
  • Cuchara de madera
  • Cuchillo de cocina
  • Escurridor grande
  • Rallador de quesos
  • Sartén de tamaño mediana
  • Tabla de cocina para cortar
  • Vaso, te servirá para medir el agua y el vino


Elaboración:



Para comenzar llena una cacerola con agua y llévala a ebullición.

Cuando el agua comience a hervir echa la cucharada de sal gruesa y los tagliatelles. Remueve con tu cuchara de madera y déjalos hervir el tiempo que indique el fabricante del paquete, en mi caso fueron 7 minutos.

Cuando los tagliatelles estén "al dente", escúrrelos y resérvalos. Antes de escurrirlos reserva un vaso del agua de cocción.

A continuación pela y pica los dos dientes de ajo.

Pica también las setas.




Seguidamente echa la mantequilla en la sartén y caliéntala a fuego medio-alto, nº 7 de la placa vitrocerámica.




Cuando la mantequilla esté fundida echa los dientes de ajo picados, las setas, la cucharadita de romero, la guindilla troceada y una poquita de sal al gusto (como media cucharadita más o menos). Remueve con tu cuchara de madera y sofríelo durante 5 minutos o hasta que las setas y los dientes de ajo estén ligeramente dorados.




Tras esto añade el vino y el agua de la cocción de la pasta y déjalo cocer a fuego medio, nº 6 de la placa vitrocerámica durante 10 minutos o hasta que las setas estén tiernas.

Mientras tanto ralla el queso.

Por último echa los tagliatelles cocidos y el queso rallado en la sartén. Remueve con dos tenedores hasta que que todo el conjunto esté caliente.

Sirve y rocía cada plato con dos cucharadas de aceite de oliva.

Se toma caliente.



"El mayor regalo que te puedes dar a ti mismo en la vida es vivir el presente".-