sábado, 16 de septiembre de 2017

444.- Revuelto de patatas y bacon.- Cocina con poco

Tiempo de elaboración: 30 minutos si te organizas bien. Esto implica calentar el aceite de girasol mientras troceas y pelas las patatas y después asas el bacon al mismo tiempo que fríes las patatas, de lo contrario necesitarás 45 minutos.

Ingredientes para 2 personas:





Utensilios:



  • Bol o plato hondo
  • Cuchillo afilado de cocina
  • Espumadera
  • Pela-patatas o cuchillo fino y afilado
  • Plato llano
  • Papel de cocina
  • Sartén amplia y profunda
  • Sartén antiadherente de tamaño mediano
  • Tabla de cocina
  • Tenedor o varillas manuales



Elaboración:



Comience pelando y troceando las patatas en dados pequeños.

Seguidamente vierte el aceite de girasol en la sartén y caliéntalo a fuego medio-alto, nº 7 de la placa vitrocerámica.

Cuando el aceite esté caliente echa las patatas y fríelas hasta que estén tiernas y doradas. Puedes usar una freidora eléctrica para freír las patatas.

Una vez las patatas estén fritas, sácalas del aceite, colócalas sobre un plato llano cubierto de papel de cocina para eliminar la grasa sobrante y sazónalas con sal fina al gusto.




A continuación trocea las lonchas de bacon en tiras un poco anchas.

Tras esto lleva la sartén antiadherente al fogón y caliéntala (sin ningún tipo de aceite o mantequilla) a fuego medio-alto, nº 7 de la placa vitrocerámica.

Cuando la sartén esté caliente echa las tiras de bacon y ásalas hasta que estén doradas y crujientes.




Una vez las tiras de bacon estén doradas, echa las patatas y saltéalas durante un par de minutos para calentarlas. Tras esto baja el fuego al nº 4 de la placa vitrocerámica (temperatura media-baja)

Seguidamente casca los huevos sobre un bol, bátelos y sazónalos con sal fina al gusto.

A continuación vierte los huevos batidos sobre las patatas y el bacon y cocínalos removiendo constantemente con tu cuchara de madera hasta que los huevos estén cuajados y cremosos.

Sirve enseguida.








Feliz día.


“No necesitaba a alguien que me levantase del suelo, necesitaba a alguien que se tumbara a mi lado hasta que yo me pudiera levantar.”