jueves, 18 de agosto de 2016

233.- ¿Cómo freír croquetas congeladas?








No hay nada como las croquetas caseras, una vez las pruebas ya no quieres volver a consumir croquetas precocinadas ¿verdad?, pero para ser sincera, elaborar croquetas requiere de tiempo y a veces no tenemos ese tiempo. Así que os recomiendo que el día que os pongáis a hacer croquetas hagáis más cantidad de las que vayáis a consumir y que congeléis el resto en bolsas para ese fin. Pero surge el problema de cómo freírlas una vez fuera del congelador, pues bien os voy a decir cómo debéis hacerlo, espero que os sea útil:

  • Lo primero que debes saber es que las croquetas se congelan siempre rebozadas.
  • Seguidamente coloca las croquetas bien separadas en una bandeja.
  • Cuando las croquetas estén bien frías introduce las croquetas en bolsas de congelación, porque ya no se pegarán entre sí ni perderán su forma.
  • El día que desees consumirlas, sácalas del congelador, si tienes tiempo te aconsejo que las descongeles por completo sino dispones de tiempo puedes freírlas congeladas, que es el tema de este tutorial, por lo tanto seguimos con los puntos.
  • A continuación vierte abundante aceite de girasol en una sartén amplia, el suficiente para que cubra totalmente las croquetas y caliéntalo a fuego medio, nº 6 de la placa vitrocerámica.
  • Cuando el aceite esté caliente, echa las croquetas en tandas pequeñas (no llenes la sartén de croquetas pues corres el riesgo de que se abran y además la baja temperatura de las croquetas reducirá la temperatura del aceite y nos arruinará el proceso).
  • Déjalas hacer hasta que estén un poco doradas, girándolas frecuentemente con tu espumadera para que se hagan igual por todos lados.
  • Cuando las croquetas tengan un poco de color sube el fuego al máximo y deja hacer las croquetas girándolas con tu espumadera cada cierto tiempo y cuidando de que no se quemen.
  • Cuando las croquetas estén doradas sácalas de la sartén con la ayuda de una espumadera y déjalas reposar sobre un plato llano cubierto de papel de cocina, de esta forma eliminaremos la grasa sobrante.
  • Tras esto retira la sartén del fuego y deja que el aceite se enfríe un poco, cuando el aceite haya perdido un poco de temperatura vuelve a ponerlo a fuego medio,  echa la siguiente tanda de croquetas y repite la operación.
  • Si al servirlas descubres que la croquetas están frías por dentro, no te preocupes, introdúcelas medio minuto en el microondas a mínima potencia. De esta forma el crujiente no se irá y la masa se calentará.
  • Este truco del microondas sólo sirve para las croquetas recién hechas y que se han quedado algo frías en su interior. Nunca, calentéis en el microondas unas croquetas ya frías pues lo único que conseguiréis será una masa uniforme.

Espero que este tutorial os sea de utilidad.

Feliz día.







2 comentarios:

  1. Desde luego que si como unas croquetas caseras que se quiten las de bolsa. consejos muy reales y sabios

    ResponderEliminar