viernes, 26 de febrero de 2016

Marmitako de atún

¿Existen las personas tóxicas? Yo creo que sí. Son esas personas que te provocan rechazo e incluso cierto malestar físico cuando estás en su compañía, esas personas que te agotan, que acaban con tu energía. Yo tengo en mi núcleo familiar una de estas personas y realmente tengo que sentarme a descansar después de haber tenido un encuentro con (ella), va de víctima, siempre le están ocurriendo (según ella) cosas trágicas, ella sufre más que nadie y cada vez que la vez necesita contarte sus problemas, nunca te pregunta acerca de ti o de tu familia, no le interesa para nada tu vida,  no te valora, sólo eres un receptor donde ella descarga toda su toxicidad ¿y qué hacer? ¿Cuánto hay que aguantar? ¿Hasta donde podemos llegar? ¿Cuándo hay que decir basta, ya no puedo más, hasta aquí hemos llegado? Yo he llegado a enfermar de verdad, después de haber estado con ella, vómitos, dolores de cabeza, ganas incontrolables de llorar.... en fin, en esas estoy, decidiendo qué hacer.....

Por suerte los alimentos no sólo nos alimentan fisicamente sino que también nutren nuestra alma y después de tomar este delicioso "marmitako de atún", me siento con fuerzas para tomar una decisión sobre esa relación que está minando mi paz interior.





Ingredientes para 4 personas:

  • Aceite de oliva "virgen extra", 2 cucharadas
  • Ajo, 2 dientes
  • Atún fresco, 1 kg
  • Cebolla, 1
  • Ñoras, 2
  • Pastilla de caldo de pescado, opcional
  • Patatas, 1/2 kg aproximadamente
  • Pimienta negra molida, al gusto
  • Pimiento verde "italiano", 1
  • Sal fina, al gusto
  • Tomate grande, 1

Utensilios:

  • Bol
  • Cacerola amplia con su tapadera
  • Cazo
  • Cuchara de madera
  • Cucharilla pequeña
  • Cuchillo de cocina, grande y afilado
  • Espumadera
  • Mortero
  • Papel de cocina
  • Tabla para cortar

Elaboración:


Vamos a comenzar esta deliciosa y tradicional receta, introduciendo las ñoras en un recipiente (un bol) con agua. 

Deja que las ñoras se hidraten dentro del agua durante 2 horas.



Transcurrido ese tiempo, saca las ñoras del recipiente , pártelas por la mitad, retírales las semillas y con la ayuda de una cucharilla extrae la pulpa.

Coloca la pulpa dentro de un mortero.

Después pela los dos dientes de ajo y colócalos dentro del mortero junto a la pulpa de las ñoras.

Machaca el contenido del mortero hasta obtener una pasta. Reserva.

Tras esto, haz un corte en forma de cruz en la base del tomate y sumérgelo en un cazo con agua hirviendo.


Deja el tomate dentro del agua hirviendo durante 2 minutos.

Tras esto sácalo con la ayuda de una espumadera y colócalo en un plato.

Deja que el tomate se enfríe un poco,  después retírale la piel y pícalo. Reserva.



A continuación, lava bajo el chorro del agua fría del grifo el pimiento verde, sécalo con un trozo de papel de cocina, despepítalo y pícalo.

Seguidamente pela y pica la cebolla.

Vierte ahora las dos cucharadas de aceite de oliva en la cacerola y caliéntalo a fuego medio, nº 5 de la placa vitrocerámica.

Cuando el aceite esté caliente, introduce las hortalizas en la cacerola junto a una poquita de sal fina (1/2 cucharadita rasa). Deja que las hortalizas se cocinen por espacio de 12 minutos con la cacerola tapada. Remueve de vez en cuando el contenido de la cacerola con tu cuchara de madera.


Cuando las hortalizas estén tiernas agrega a la cacerola el tomate escaldado y picadito más el contenido del mortero. Deja cocer el contenido de la cacerola durante 6 minutos a fuego medio. Este paso también debes realizarlo con la cacerola tapada.



Mientras tanto, pela y corta las patatas en trozos regulares del tamaño que más te guste, pero has de tener en cuenta que el tiempo de cocción va a ser superior cuanto más grande sea el trozo de patata.

Transcurrido los 12 minutos de cocción de las hortalizas, introduce las patatas troceadas en la cacerola, cúbrelas de agua, agrégales sal fina al gusto y si lo deseas puedes potenciar el sabor del guiso con una pastilla de caldo de pescado.



Deja cocer el guiso con la cacerola tapada a fuego medio, nº 6-7 de la placa vitrocerámica, durante 25 minutos o hasta que las patatas estén tiernas.


Como último paso, corta el atún en tacos gruesos, puedes pedir a tu pescader@ que realice esta operación o puedes hacerlo tú mism@ en casa.

Cuando las patatas estén tiernas, introduce los tacos de atún en la cacerola y déjalos que se hagan a fuego medio, con la cacerola tapada durante 2-3 minutos. Este tiempo es más que suficiente para que el atún se haga, si lo tuvieras más tiempo, el atún se endurecería y echarías todo el guiso a perder.



Transcurrido el tiempo, sirve el Marmitako de atún en los platos, espolvorea con un poco de pimienta negra y a comer.

¡A MI FAMILIA LE HA ENCANTADO ESTE GUISO! ¿Y A TÍ?







No hay comentarios:

Publicar un comentario