jueves, 29 de septiembre de 2016

Croquetas de pollo, jamón y hierbabuena






Ingredientes para 28/30 croquetas:


  • Aceite de oliva, 4 cucharadas
  • Caldo de pollo, 2 vasos (500 ml)
  • Cebolla, 1
  • Harina de trigo, 4 cucharadas soperas colmadas
  • Hierbabuena, 8/10 hojas
  • Jamón serrano, 80 gr
  • Pimienta negra molida, 1/2 cucharadita
  • Pollo, 1 pechuga cocida
  • Sal fina, cantidad al gusto

Para el rebozado:

  • Huevo, 2
  • Pan rallado, 20 cucharadas soperas aproximadamente

Para freírlas:

  • Abundante aceite de girasol

Utensilios:

  • Bol amplio
  • Cacerola con su tapadera
  • Cuchillo grande y afilado
  • Espumadera
  • Film transparente
  • Papel de cocina
  • Sartén amplia
  • Tabla de cocina para cortar


Elaboración:



Comienza pelando y picando la cebolla en brunoise (dados pequeños).




A continuación pica lo más fina que puedas la pechuga de pollo, el jamón y las hojas de hierbabuena.





Seguidamente vierte las cuatro cucharadas de aceite de oliva en una cacerola y caliéntalo a fuego medio.

Cuando el aceite esté caliente echa la cebolla picada, sazónala con una poquita de sal fina, tapa la cacerola con su tapadera y deja que se ablande por espacio de 12 minutos.




Transcurrido el tiempo destapa la cacerola, añade el jamón, la pechuga de pollo y las hojas de hierbabuena.

Después de esto añade la harina de trigo y remueve con tu cuchara de madera durante unos minutos hasta formar una bola.

A continuación añade el caldo de pollo poco a poco y sin dejar de remover con tu cuchara de madera hasta conseguir una masa cremosa.




Después de esto, añade la pimienta negra molida, vuelve a remover, pruébala y rectifica de sal.

Cuando tengas lista la masa de las croquetas transfiérela a un bol, tápalo con film transparente para evitar que se forme una capa dura y déjalo enfriar. Puedes enfriarlas a temperatura ambiente o acelerar el proceso en la nevera. 

Cuando la masa esté lista forma las croquetas.

Seguidamente casca los huevos y bátelos bien.

Tras esto pon el pan rallado en un plato hondo.

A continuación pasa las croquetas primero por los huevos batidos y seguidamente por el pan rallado.



Una vez tengas todas las croquetas empanadas, conserva las que no te vayas a comer en el congelador, si quieres saber como hacerlo pincha en el siguiente enlace:


Seguidamente vierte abundante aceite de girasol en una sartén amplia (el aceite debe cubrir completamente las croquetas) y caliéntalo a fuego fuerte.

Cuando el aceite esté caliente, pero sin que llegue a humear, echa las croquetas y fríelas, girándolas de vez en cuando con tu espumadera, hasta que estén doradas.

Cuando las croquetas estén doradas, sácalas de la sartén y déjalas reposar unos minutos en un plato llano cubierto de papel de cocina; de esta forma eliminaremos la grasa sobrante y nos quedarán más ligeras.

Sirve enseguida. Se consumen caliente.


"La única manera de aumentar la felicidad es compartirla"


2 comentarios:

  1. Qué ricas. Es como la sopita de picadillo pero croquetizada!! Me encanta.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Jajajajajajaja, qué comparación! Me encanta, sopita de picadillo croquetizada. Muy bueno. Un beso guapa.

    ResponderEliminar