viernes, 1 de abril de 2016

Pollo agridulce con fideos chinos

El amor es el motor que mueve nuestras vidas, sin él la vida no tendría sentido y sin embargo que infravalorado, que desprestigiado está, en está sociedad de consumismo y apariencias donde sólo lo práctico, lo inmediato tiene valor que poco nos interesamos por este sentimiento tan primitivo.... y no me estoy refiriendo al amor romántico entre dos seres, qué también importa, claro que sí, pero hay otro amor para mí mucho más sutil y es el amor entre dos hermanos, el que sientes por una amiga, por tus hijos, ese afecto auténtico entre tus semejantes.  Creo que en esta sociedad tan interesada por el éxito y el dinero hay una confusión de valores, el amor parece algo ñoño y anticuado, sólo lo productivo es valorado, pero yo por suerte lo tengo muy claro y vivo para hacer feliz a todos aquellos que comparten mi vida conmigo.

Y no sólo quiero compartir mi amor con todos aquellos que se asoman a mi blog,  hoy también quiero compartir con todos vosotr@s este riquísimo pollo agridulce con fideos chinos, espero que os guste. Un abrazo.








Ingredientes para 4 personas:


  • Aceite de oliva "virgen extra", 2 cucharadas
  • Cebolla, 1
  • Fideos chinos, 250 g
  • Pechuga de pollo, 2
  • Zanahorias, 2
  • Sal fina, al gusto


Para la salsa:

  • Agua, 1 vaso
  • Azúcar blanquilla, 6 cucharadas
  • Harina de maíz, 1 cucharadita
  • Ketchup, 1 cucharada
  • Salsa de soja, 2 cucharadas
  • Vinagre de Módena, 2 cucharadas


Utensilios:

  • Cacerola
  • Cazo
  • Cuchara de madera
  • Cuchara sopera, te servirá de medida para el azúcar, el ketchup, la salsa de soja, el vinagre de módena y el aceite de oliva
  • Cucharilla de postre, te servirá de medida para la harina de maíz
  • Cuchillo grande y afilado
  • Pela-verduras o cuchillo pequeño y afilado
  • Sartén grande y antiadherente
  • Tabla de cocina para cortar
  • Tenedores, 2, te servirá para separar los fideos chinos



Elaboración:


Comienza vertiendo en un cazo las 6 cucharadas de azúcar.




Después agrega las 2 cucharadas de salsa de soja.




Añade también al cazo las 2 cucharadas de vinagre de módena y....




la cucharada de ketchup.




Tras esto disuelve la cucharadita de Maizena en el vaso de agua y añádelo al cazo, remueve todo bien con una cuchara de madera y llévalo al fuego.




Cuece la salsa durante 15 minutos a fuego medio, removiendo de vez en cuando. 

Transcurrido el tiempo aparta el cazo del fuego y reserva.

A continuación pela y pica la cebolla en dados algo grandes.

Seguidamente pela con la ayuda de un pela-verduras o un cuchillo pequeño y afilado la piel de las zanahorias y trocéalas en redondeles.

Vierte ahora las dos cucharadas de aceite de oliva en la sartén y caliéntalo a fuego medio.

Cuando el aceite esté caliente introduce la cebolla y las zanahorias troceadas en la sartén  junto a una poquita de sal fina y sofríelas durante 10 minutos aproximadamente. Las hortalizas deben quedar "al dente".




Cuando las hortalizas estén listas retíralas de la sartén y reserva.




Tras esto trocea las pechugas de pollo en dados y saltéalos durante 3-4 minutos en la misma sartén donde hiciste las hortalizas. Cuando estén hechas sazónalas con sal fina al gusto. 




Transcurrido el tiempo retira la sartén del fuego y reserva.

Por último vamos a elaborar los fideos chinos, para ello debes seguir las instrucciones del fabricante, en mi caso, vertí dos litros de agua en una cacerola y lo llevé a ebullición.

Cuando el agua comenzó a hervir le añadí una cucharadita rasa de sal fina y los fideos. 

Tras esto aparté la cacerola del fuego y los dejé reposar durante 4 minutos.




Después con la ayuda de dos tenedores deshice los fideos y los serví en los platos.

Para terminar, vuelve a introducir las hortalizas en la sartén junto con los dados de pechugas de pollo y caliéntalo a fuego alto, esto sólo lo hacemos para que cojan temperatura.

Cuando el conjunto esté bien caliente, sirve el pollo y las hortalizas en el plato de presentación junto con los fideos chinos y vierte por encima un poco de salsa caliente.



Sirve el resto de la salsa en una salsera para que cada comensal se sirva lo que desee.


Rico, muy rico.



"El amor no necesita ser perfecto, sino verdadero"




No hay comentarios:

Publicar un comentario