viernes, 22 de abril de 2016

Salsa boloñesa con aceitunas verdes

Las aceitunas junto con el pan no faltan nunca en las mesas de los alcalareños. Ambos productos están fuertemente ligados a mi pueblo. Hasta no hace mucho tiempo estos dos productos eran los pilares básicos de la economía de Alcalá de Guadaira. En esta localidad existían numerosos hornos de pan y un gran número de almacenes de aceituna y la gran mayoría de la población de Alcalá trabajaba en alguno de estos dos sectores, sin ir más lejos mi abuela Dolores y mi madre eran operarias en un almacén de aceitunas y todavía hoy una parte de la familia afincada aquí en Alcalá poseen panaderías con hornos propios.

Pero voy a centrarme en las aceitunas, he pensado que ya que este maravilloso fruto está tan vinculado a mi vida ¿por qué no incluirlo más a menudo en mis platos? Hoy os propongo una idea, y es  convertir la tan conocida salsa boloñesa en algo completamente diferente, con tan sólo incluir unas cuantas aceitunas la salsa se transforma por completo, ya no estás comiendo salsa de carne con tomate,  estás comiendo  algo completamente distinto y delicioso. Espero que la probéis y que os guste.







Ingredientes para 4 personas:


  • Aceite de oliva "virgen extra", 4 cucharadas
  • Aceitunas verdes de la variedad manzanilla rellenas de anchoas, 20-24 unidades
  • Ajos, 3 dientes
  • Azúcar moreno, 3 cucharaditas o 2 cucharaditas de azúcar blanquilla
  • Carne picada mitad cerdo, mitad ternera, 500g
  • Cebolla grande, 1
  • Tomate entero pelado, 1 lata de 800g "peso neto"
  • Tomate frito, 300 g


Condimentos:

  • Orégano seco, 1 cucharadita
  • Perejil fresco, un manojo
  • Pimienta negra molida, 1/2 cucharadita
  • Sal fina, al gusto


Para acompañar:

  • Pasta alimenticia (macarrones, espaguetis....), 320g
  • Sal gruesa, 1 cucharada sopera

Utensilios:


  • Cacerola con su tapadera
  • Cuchara de madera
  • Cucharilla de postre, te servirá para medir el orégano y la pimienta negra molida
  • Cuchara sopera, te servirá para medir la sal gruesa
  • Cuchillo afilado
  • Escurridor grande de cocina
  • Sartén antiadherente con su tapadera
  • Tabla de cocina para cortar


Elaboración:



Comienza pelando y picando los dientes de ajo.





Seguidamente pela y pica la cebolla en dados.

A continuación vierte tres cucharadas de aceite de oliva en una cacerola y caliéntalo a fuego medio (nº6).

Tras esto incorpora a la cacerola los dientes de ajo picados  y sofríelos hasta que estén dorados.

Cuando los ajos estén dorados añade la cebolla picada junto a una poquita de sal fina, remueve con tu cuchara de madera, baja el fuego al nº 4 de la placa vitrocerámica, tapa la cacerola con su tapadera y deja que la cebolla se ablande por espacio de 12 minutos.



Mientras tanto, vierte la otra cucharada de aceite de oliva en la sartén y caliéntalo a fuego fuerte.

Cuando el aceite esté caliente introduce la carne picada  y sofríela durante 3 minutos o hasta que cambie de color, tras esto, salpiméntala con una poquita de sal fina y la media cucharadita de pimienta negra molida.

Las aceitunas van a aportar bastante sal al conjunto así que debemos ser precavidos a la hora de sazonar los diferentes elementos, es preferible quedarnos cortos de sal, ya que al final podemos rectificar, que pasarse.




A continuación abre y escurre el líquido de la lata de tomates enteros.




Seguidamente añade los tomates enteros a la cacerola junto con los dientes de ajo y la cebolla y aplástalos con tu cuchara de madera, tras esto añade una poquita de sal fina y las tres cucharaditas de azúcar moreno (o dos en el caso de que sea blanquilla). 



Después tapa la cacerola y deja que los tomates se hagan a fuego medio (nº 6) durante 15 minutos removiéndolos de vez en cuando.

Mientras tanto trocea las aceitunas.




Cuando los tomates se hayan quedado prácticamente sin líquido añade la carne picada cocinada, las aceitunas verdes troceadas, un buen manojo de perejil picado y la cucharadita de orégano seco.



Por último añade el tomate frito, remueve bien con tu cuchara de madera y cocina el conjunto a fuego suave durante cinco minutos removiendo de vez en cuando.




Para cocinar la pasta:

Vierte abundante agua en una cacerola y llévala a ebullición.

Cuando el agua rompa a hervir añade la cucharada de sal gruesa y la pasta.

Remueve y deja que la pasta hierva el tiempo que te indique el fabricante del paquete.

Cuando la pasta esté "al dente" escúrrela y sírvela acompañada de la salsa boloñesa con aceitunas.

Muy rica.



Monumento a la mujer aceitunera en Alcalá de Guadaíra.


Mujeres aceituneras en Alcalá de Guadaira.





No hay comentarios:

Publicar un comentario